Cada 22 de noviembre celebran en honor a Santa Cecilia, su patrona.

En medio de la pandemia por covid-19, músicos recurren a los medios digitales para difundir su trabajo, ante la suspensión de eventos públicos.

Cada 22 de noviembre, los músicos celebran su día en honor a Santa Cecilia, declarada por el papa Gregorio XIII como patrona de los músicos, en 1584. Este día lo estableció la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

De acuerdo con el músico David Bastardo, la cuarentena como medida de prevención es una decisión acertada, pero admitió que representa una dificultad para él y sus colegas.

“El tema de la pandemia significa una situación bastante complicada, porque no nos permite difundir el trabajo de la manera convencional, utilizando los escenarios, los espacios artísticos y culturales de la ciudad”, expresó.

La pandemia les abrió otro camino, pues tuvieron que adaptarse a los medios digitales para difundir su trabajo.

Bastardo aseguró que las redes sociales son una forma de difundir la música de manera más directa al público, aunque la adaptación no ha sido sencilla, la definió como interesante.

“No estábamos acostumbrados a esta plataforma. El tema de lo virtual era más ocasional que habitual, no resultaba del todo complicado meternos eventualmente a las redes. Significa algo bien interesante que muchos de nosotros podamos adaptarnos a eso”, añadió.

La preocupación por la situación de los músicos durante el confinamiento llevó a Bastardo a iniciar a través de su canal de Youtube un espacio para apoyar el talento de Ciudad Guayana, llamado Valores Musicales.

“La situación desafortunadamente nos deja fuera de contexto del ámbito musical y artístico presencial. Esa adaptación me permitió avanzar y promover un poco lo que se hace, que con el tiempo se ha limitado su difusión”, destacó.

La formación no para

A pesar de la cuarentena, no se detienen los programas de formación y cursos específicos para ejecutantes de instrumentos en el Conservatorio de Educación Musical Integral (Cemi), en Ciudad Guayana.

“Seguimos nuestras clases, no vamos a decir normales, con esta situación que será una nueva normalidad. No dejamos de hacer las actividades, entre ensayo y error hemos cumplimos”, relató Orlando Sifontes, director del Cemi.

Sifontes acotó que, de forma virtual, avanzan en las materias y programas dedicados a la formación musical. En dicho proceso, los padres y representantes de los alumnos también se adaptan.

“Los padres y representantes ahora son partícipes de la formación. Antes lo veían como una actividad extra, ahora les toca estar con ellos en la casa, apoyándolos, sin eso fuese imposible”, resaltó.

Sobre la adaptación al formato virtual, el director del Cemi admitió que es un proceso, pero “no hay mal que por bien no venga”.

El uso de las herramientas digitales le ha permitido adelantar uno de los planes que tenía el Conservatorio, el cual era abrir las puertas de sus programas para las personas de otras zonas y que están fuera del país.

Sifontes contó que ya han sumado participantes al sur del estado Bolívar y en el centro de país; además de Perú, Brasil, iniciaron asesorías en España, a través de muchos alumnos egresados de la institución.

Motivación

El docente comentó que al principio se evidenció mucha resistencia ante la adaptación al formato digital, lo que tuvo como resultado una deserción de más del 60 % de los alumnos en el año escolar pasado.

En septiembre, los alumnos asimilaron y se adaptaron mejor a las herramientas tecnológicas utilizadas.

Entre los aspectos negativos, es que varias personas no tienen Internet y era más sencillo trasladarse hasta el centro educativo.

“La parte positiva es tener algunas alternativas que, aunque las teníamos, antes no las utilizábamos. Hay un equilibrio, los padres y representantes están muy acordes y agradecidos”, reveló Sifontes.

Entre los beneficios de optar por las redes sociales es que existe una motivación para los alumnos al dar a conocer su trabajo, sin tener que esperar un espectáculo a final del año o del semestre, lo que también da pie a impulsar la labor del Conservatorio.

Sifontes, quien también es profesor universitario, lamentó que, a pesar de tener otras alternativas para la difusión cultural, aún no existe “apoyo sustancial de las políticas del Estado, con relación a la parte musical”.

“El clamor es el mismo. El apoyo es mínimo para el aspecto cultural que no permite desarrollar los programas. Nosotros pudiéramos ir más allá”, indicó.

Tradición

El músico David Bastardo recordó que cada 22 de noviembre, la celebración del Día del Músico iniciaba desde la madrugada en Las Parcelas de El Roble, San Félix, sector donde creció.

La reunión comenzaba con una fiesta el día anterior, en la que tocaban instrumentos y animaban a los presentes.

A las 4:00 de la mañana despertaban a los vecinos con fuegos artificiales, haciendo música mientras recorrían todo el sector a bordo de un camión, acompañados por los aficionados musicales.

“Esa tradición se hace desde hace muchísimo tiempo, pude vivirla en carne propia y la añoro. Pienso en este día, que va a ser diferente porque todas las cosas se limitaron con respecto al virus”, afirmó.

Para Orlando Sifontes, en el Día del Músico se debe mantener el clamor para que se escuche la voz de los cultores y músicos, que tengan alternativas socioculturales y socioeconómicas, para ayudar a desarrollar el talento.

Hizo un llamado a conmemorar este día haciendo notoria la necesidad de que los músicos sean visibles y atendidos.

“Yo no concibo un mundo sin música. El ritmo primario es del corazón, no podemos tapar el sol con un dedo, tenemos que ver el mundo musical que propicia la vida, es importante ese clamor para que haya apoyo y seguir adelante con todo eso”, expresó.

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/LlK92aGSFbs3mDyJPMybud

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí https://t.me/diarioprimicia