Los médicos de toda España están este martes convocados a la huelga, la primera en 25 años, para protestar por el “maltrato” al que son sometidos por sus condiciones laborales y por el deterioro de la Sanidad Pública, que será “aun mayor” por el decreto que permite contratar profesionales sin especialidad.

Les ha convocado la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), que lo ha hecho de forma que interfiera “lo menos posible” en la asistencia sanitaria de la ciudadanía, pero sin otro remedio que la huelga, que es el último recurso que les ha quedado.

Lo ha asegurado a Efe la miembro de la permanente de la CESM María José Campillo, que ha explicado que los servicios mínimos que les han impuesto son “abusivos”: en muchos casos el cien por cien y en otros como mínimo el 80 % del personal, es decir, que habrá más personal trabajando que “el que hay en un día festivo”.

“Falta de inversión” y “maltrato continuo” a los profesionales

Campillo ha argumentado ante la convocatoria de la huelga que la sanidad pública española “está lastrada” desde hace décadas por la falta de inversión y el “maltrato continuo” a los profesionales, a los que se les ha mantenido “en precario”, algo que también “han sufrido los pacientes”, al disponer los médicos de poco tiempo para poder atenderles.

La pandemia “ha puesto al descubierto todas las deficiencias de un sistema, que se estaba manteniendo con el esfuerzo de los profesionales pero el esfuerzo ya no basta, por mucho que nos queramos multiplicar”, ha dicho la miembro de la CESM.

Ha pedido soluciones que no pueden pasar, ha insistido, por “deteriorar todavía más la sanidad” como, a su juicio está haciendo el real decreto del Gobierno 29/2020, que permite entre otras cosas contratar de forma excepcional a personal sanitario extracomunitario o que no haya conseguido plaza en la pasada convocatoria de MIR.

Avance del covid-19 en España no da tregua

El Ministerio de Sanidad español notificó este martes 18.418 nuevos casos de coronavirus, que elevan la cifra total de contagiados a 1.116.738, con una incidencia acumulada de 436,47 positivos por cada cien mil habitantes, mientras que el número de fallecidos se eleva a 35.298, de los que 267 se han notificado en las últimas 24 horas.

Según los datos ofrecidos a Sanidad por las comunidades autónomas, la presión hospitalaria en toda España por COVID-19 se sitúa en el 13,93 %, mientras que un 25,04 % de las camas UCI (Unidad de Cuidados Intensivos) están ya ocupadas por enfermos de covid (24,24 % el lunes), aunque en Aragón asciende al 42,11%, en Madrid al 40,05% y en Cataluña al 36,08 %.

Además, la Comunidad de Madrid es la que más nuevos positivos confirmó en las últimas 24 horas, con 1.854; seguida de Cataluña, con 1.715; Aragón con 1.004; País Vasco, con 887 nuevos casos y Navarra, con 578.

Sigue subiendo la incidencia acumulada del COVID-19 en España, que pasó desde la víspera de 418 a los 436 de hoy, lo que implica que hay hoy 25 infectados más por cada 100.000 habitantes.

En una semana, se han realizado en España un total de 1.025.912 pruebas, 2.181 por cada 100.000 habitantes, de las que el 13,26 % del total han dado positivo.

Ante el aumento de casos y la perspectiva de salidas masivas de Madrid por los tres días festivos de este fin de semana, la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso (PP), está estudiando la posibilidad de cerrar la región, aunque considera que «tal y como está ahora mismo el virus» la región podría seguir abierta.

Por su parte, en Cataluña, los responsables sanitarios consideran los datos epidemiológicos muy “preocupantes” y alertan de que la actual situación es «difícilmente sostenible».

Algunos hospitales catalanes han empezado a cancelar operaciones previstas y los centros ya están reprogramando cirugías para poder absorber todos los casos derivados de la segunda ola de la pandemia de la covid-19.

EFE