Cualquier hora loca que se respete debe incluir en su repertorio el tema Y.M.C.A. Sin la coreografía que reproduce cada una de las cuatro letras con los brazos, resultaría incompleto el momento del relajo en las celebraciones venezolanas, aunque hayan sonado La conga de Ricardo Montaner y Agárrense de las manosde El Puma.

La exitosa —y hasta ahora inmortal— canción lleva la firma de un grupo neoyorquino que rompió esquemas al reunir estereotipos de la comunidad homosexual masculina en ple-no auge de la música disco.

Village People fue un producto diseñado concienzudamente para impactar a finales de los 70 y principios de los 80.

En la cúspide de su carrera, el sexteto hizo su primera actuación en Venezuela, el 18 de octubre de 1980, después de que Amador Bendayán lo presentara en el maratónico programa Sábado sensacional. De eso hace 40 años.

Puro diseño. La idea de Village People fue pulida por los mú-sicos franceses Jacques Morali y Henri Belolo, residentes en la ciudad de los rascacielos.

El dúo afinó el proyecto con los principales fetiches de la población gay: policía, militar, constructor, motociclista, vaquero e indio. Resultaba obvio que el género debía ser el que mandaba en las discotecas de la época. Así que antes de cerrar el casting, surgió el encargo a los compositores Phim Hurt y Peter Whitehead para crear el repertorio. Seleccionados Víctor Willis, Alex Briley, David Hodo, Glenn Hughes, Randy Jones y Felipe Rose, se concre-tó el lanzamiento en 1977. El nombre derivó de Greenwich Village, residencia de miembros de la comunidad Lgbt.

El primer hit radial fue San Francisco que preparó el terreno para los superéxitos que vendrían después. En 1978, el grupo pegó Y.M.C.A. y Macho Man; en 1979, In the Navy; y en 1980, Can’t stop the music. La aceptación se multiplicó en Estados Unidos y en Reino Unido, alimentado por hechos extramusicales.

El tema Y.M.C.A. desató protestas debido a que las siglas están asociadas a una organización religiosa. Mientras, In the Navy fue bien acogida por la Armada de EEUU que pidió permiso para utilizarla en diferentes actividades. La respuesta positiva estuvo condicionada por la propuesta de grabar el videoclip en la Base Naval de San Diego, junto a verdaderos uniformados. El rodaje se produjo sin inconveniente.

El 20 de junio de 1980 llegó a las carteleras cinematográficas Can’t Stop the Music de Nancy Walker. La taquilla no se movió de la forma esperada y la cinta recibió siete nominaciones al Raspberry, ganando como peor película y peor guion. Cuatro meses después, Village People estuvo en Venezuela.

La entrada Y.M.C.A. sonó con éxito en La colina se publicó primero en Últimas Noticias.