Minsk.- Decenas de personas, en su mayoría mujeres, fueron detenidas hoy en Minsk en multitudinarias protestas contra el presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, según el recuento de la organización de derechos humanos bielorrusa Vesná.

Hasta el momento la ONG ha contabilizado 70 detenciones según una lista preliminar publicada en su página web.

Las detenciones se produjeron nada más comenzar la ya tradicional manifestación de las mujeres de los sábados, al igual que hace una semana, cuando fueron arrestadas más de 300 personas.

Entre las detenidas hoy se encontraba de nuevo la veterana activista Nina Baguínskaya, de 73 años, que se ha convertido en una figura icónica de las protestas bielorrusas.

Antes de meterla en el furgón policial un agente enmascarado le quitó con fuerza su bandera rojiblanca, símbolo de la oposición bielorrusa, según aprecia en vídeos colgados en las redes sociales.

Baguínskaya ya fue detenida en la marcha de las mujeres el sábado pasado, aunque al igual que entonces hoy fue puesta en libertad a las pocas horas de ser arrestada, de cuerdo con Vesná.

Este sábado el objetivo de la protesta pacífica convocada por la oposición era ensayar en un entorno festivo «la investidura» de la líder de la oposición en el exilio, Svetlana Tijanóvskaya, que se considera la presidenta legítima del país.

Vestidas de rojo y blanco, con rosas de los mismos colores en las manos y con cientos de banderas rojiblancas, las mujeres que salieron hoy a la calle de Minsk defendieron con pancartas con el rostro de la líder opositora impreso y coronas en la cabeza a quien consideran su verdadera presidenta.

«Nuestra presidenta es Svetlana», coreaba un grupo de mujeres.

La Comisión Electoral Central otorgó a Lukashenko un 80,1 % de los votos en las elecciones del pasado 9 de agosto frente al 10 % que concedió a Tijanóvskaya.

El resultado es rechazado por la oposición y Occidente por fraudulento.

Pese a las protestas ciudadanas y las condenas internacionales, Lukashenko, en el poder desde hace 26 años, asumió esta semana su sexto mandato en una ceremonia de investidura no anunciada.

Tanto EEUU como la Unión Europea (UE) han anunciado que no le reconocerán como presidente legítimo de Bielorrusia.

También fueron detenidos este sábado varios periodistas que cubrían la marcha, como viene sucediendo desde que comenzaron las protestas postelectorales contra Lukashenko.

«No hay lugar para la persecución de periodistas en la nueva Bielorrusia. No hay lugar para la censura en la nueva Bielorrusia. En la nueva Bielorrusia, los periodistas controlarán a las autoridades y nadie tendrá derecho a interferir», señaló en su canal de Telegram Tijanóvskaya.

Este sábado también hubo detenciones en la «Carrera por la Libertad» en un parque de la capital, en la que los manifestantes exigían la liberación de los presos políticos.

De los siete miembros del presídium del Consejo Coordinador para el traspaso político del poder únicamente la escritora Svetlana Alexiévich, premio Nobel de Literatura, queda en libertad en Bielorrusia. Los demás fueron detenidos o tuvieron que exiliarse.

Asimismo, según informaciones recibidas por Vesná, habrían sido detenidos cinco músicos de la banda Best Sound Ban que interpretaban en la calle una de las canciones más famosas del rockero de la perestroika Víktor Tsoi, «Cambios», que se ha convertido en una especie de himno de las protestas en Bielorrusia.

 

EFE