Unas 2.750 toneladas de nitrato de amonio estaban almacenadas en el depósito del puerto de Beirut que explotó este martes provocando hasta el momento 73 muertos y más de 3700 heridos y daños sin precedentes en la capital libanesa, afirmó el primer ministro Hasan Diab.

«Es inadmisible que un cargamento de nitrato de amonio, estimado en 2.750 toneladas, se halle desde hace seis años en un almacén, sin medidas preventivas. Esto es inaceptable y no podemos permanecer en silencio sobre este tema», declaró el primer ministro durante la reunión del Consejo Superior de Defensa, según declaraciones citadas por un portavoz en rueda de prensa. El nitrato de amonio es un fertilizante químico y también un componente de explosivos.

El Consejo superior de Defensa libanés, que reúne al presidente, el Primer ministro y la ministra de Defensa, recomienda al gobierno decretar el Estado de urgencia, según la agencia nacional de informaciones ANI. «Una catástrofe mayor ha afectado a Líbano», lamentó el presidente Michel Aoun al iniciarse la reunión.

Beirut fue declarada «zona de desastre», anunció por su parte el Consejo superior de Defensa libanés.

Antes, el director general de la Seguridad General, Abas Ibrahim, había dicho que las explosiones podrían deberse a «materiales altamente explosivos confiscados desde hace años», pero agregó que la investigación determinará la «naturaleza exacta del incidente».

«Hago un llamado a todos los países amigos y a los países hermanos que aman a Líbano a estar a su lado y ayudarnos a curar nuestras heridas profundas», dijo el primer ministro, Hassan Diab.

Vídeos difundidos en las redes sociales mostraron una primera explosión seguida de otra que provocó una gigantesca columna de humo. Las deflagraciones hicieron temblar edificios vecinos y provocaron la rotura de vidrios a varios kilómetros a la redonda. 

«Es una catástrofe en todos los sentidos», lamentó el titular de Salud, Hamad Hassan, al ser interrogado por la televisión cuando visitaba un hospital. «Los hospitales de la capital están todos llenos de heridos», subrayó, antes de pedir que se trasladen a otros afectados a centros hospitalarios de las afueras de la ciudad.

Soldados de la misión de la ONU en Líbano (Finul), cuyo barco estaba anclado en el puerto de Beirut, resultaron gravemente heridos, anunció el martes por la noche la Finul.

Por su parte, Georges Kettaneh, el presidente de la Cruz Roja libanesa, habló de «centenares de heridos» en una declaración en la televisión libanesa LBC. «Estamos sumergidos por las llamadas telefónicas», dijo.

Los medios libaneses publicaron imágenes de personas atrapadas bajo los escombros, algunas ensangrentadas, después de las explosiones masivas, cuya causa no se supo de inmediato.

Propulsados

El sector del puerto ha sido acordonado por las fuerzas de seguridad, que solo dejan pasar al personal de defensa civil, ambulancias y bomberos, según constataron periodistas de la AFP a la entrada del puerto.

En los alrededores, los daños y la destrucción es importante.

Dos horas después de la explosión, las llamas seguían vivas en la zona. Un helicóptero cargaba agua del mar para apagar los incendios.

«Hemos visto un poco de humo y después una explosión. Y después un hongo (de humo). La fuerza de las explosiones nos ha propulsado hacia atrás en el apartamento», cuenta un habitante del barrio de Manssouriyeh, que vio la explosión desde su balcón, a varios kilómetros del puerto.

Después de la explosiones, numerosos habitantes, algunos de ellos heridos, caminaban por las calles con dirección a los hospitales. Ante el centro médico Clémenceau, decenas de heridos, entre ellos menores, cubiertos de sangre, esperaban a ser atendidos, según un periodista de la AFP.

Casi todas las vitrinas de los comercios de los barrios de Hamra, Badaro y Hazmieh estallaron al igual que las ventanillas de los autos.

En las calles había vehículos abandonados con los airbags inflados.

Según testigos, las deflagraciones fueron oídas hasta en la ciudad costera de Larnaca, en Chipre, a más de 200 km de las costas libanesas.

Con información de AFP