Unas 560 personas que fueron presentadas ante el Ministerio Público en el Táchira por incumplimiento a la cuarentena radical, se les ordenó trabajo comunitario para que reflexionen sobre el peligro que significan las reuniones, el no distanciamiento social, entre otros parámetros que pudieran ser el epicentro para la propagación del covid-19.

“Estas personas están limpiando, desmalezando, recogiendo desechos sólidos, pintando aceras y brocales en la plaza Juan de Maldonado, ubicada en el centro de la ciudad frente a la sede de los Tribunales”, refirió Freddy Bernal, protector del estado Táchira.

Igualmente hizo hincapié el vocero en que estos ciudadanos y ciudadanas, se convirtieron en un peligro para el pueblo, al poner en riesgo sus vidas, la de sus familias y la de todo un pueblo, al no someterse a las normas, a la cuarentena radical y al decreto presidencial.

Esta labor la efectuarán por 15 días según la sentencia ordenada por el Ministerio Público en los lugares, avenidas, plazas que determinen para ello.