A comienzos de los años 80, Radio Caracas Televisión contaba en su nómina con varios galanes que se alternaron en la protagonización de telenovelas. Jean Carlo Simancas, Carlos Olivier, Franklin Vírgüez y Yanis Chimaras encabezaron los créditos de las historias estelares de la televisora, aunque algunos lo hicieron con más fortuna que otros.La clave del éxito, por decirlo de alguna manera, estuvo en las fortalezas histriónicas de cada uno. En el caso de Chimaras, específicamente, le resultaban mejor los personajes antagónicos que urdían las patrañas para amargar la existencia a los enamorados de turno. De esta manera, logró hacerse un nombre sólido como actor de carácter tanto en televisión como en cine y en teatro.

De no haber sido asesinado, hoy estaría celebrando 65 años de vida, con la satisfacción de ver los maullidos que ha dado su hija Laura Chimaras, quien se ha proyectado públicamente como actriz, escritora y conferencista.

Ser mejor Desde temprano, el caraqueño Yanis Juan Andrés Chimaras Maury tuvo su vocación bastante clara. Por eso, una vez obtuvo su título como bachiller decidió iniciar estudios de teatro y actuación en el Colegio Universitario de Caracas, guiado por Ricardo Acosta. Además, adquirió herramientas de dirección y producción en la Academia Nacional de Artes y Ciencias del Cine y la Televisión, al tiempo que continuó su formación de la mano de Amalia Pérez Díaz.

El deseo permanente de ser un mejor profesional lo llevó a realizar talleres en Inglaterra, Alemania, Cuba, Antigua, Unión Soviética y Brasil. También fue cofundador del Taller de Teatro Macanillas, con el cual participó en diferentes montajes.En 1980, debutó en la pequeña pantalla como integrante del elenco de Rosa Campos, provinciana, historia protagonizada por Mayra Alejandra y Renato Gutiérrez, según la trama concebida por Ligia Lezama. Al cabo de cuatro títulos más, tuvo la responsabilidad de llevar las riendas histriónicas de Kapricho S.A. al lado de Tatiana Capote y Félix Loreto.

Cumplida una primera etapa en el canal de Quinta Crespo, Yanis Chimaras se convirtió en rostro frecuente de las producciones independientes realizadas por la desaparecida Marte TV hasta que en 1996 inició un nuevo ciclo en Venevisión.

En La Colina registró 14 de las 30 telenovelas en las que actuó, siendo uno de los actores más solicitados por el escritor Leonardo Padrón, quien, precisamente, le asignó el personaje de Puro Mercado en Ciudad Bendita. El trabajo que realizaba al momento de ser asesinado.

El peor desenlace

El 24 de abril de 2007 la noticia corrió como la pólvora: a las 5:30 am fue asesinado Yanis Chimaras, en Guatire, cuando salía con su hija para buscar a una compañera y llevarlas al trabajo. Un intento de robo terminó con heridas de arma blanca que produjeron el desangramiento antes de llegar a un centro hospitalario. Jean Manuel Montilla, el autor confeso, cumplía condena en el penal de Tocuyito hasta que en febrero de este año se informó de su fuga.