Las conferencias episcopales de México, Ecuador, Panamá y Costa Rica expresaron su solidaridad, ofrecieron oraciones de reparación y condenaron el reciente atentado que sufrió la Catedral de Managua (Nicaragua) el pasado 31 de julio, informó la Agencia Católica de Informaciones (ACI).

A través de comunicados emitidos por las Conferencias episcopales de México, Ecuador, Panamá y Costa Rica rechazan rotundamente el atentado catalogado de terrorista contra la imagen de Cristo, además de solidarizarse con el pubelo católico ante tal agresión.

Los obispos ecuatorianos pidieron a las autoridades competentes que “investiguen y esclarezcan el origen de estos inaceptables actos violentos, que son una clara expresión de intolerancia y de odio a la fe”, refiere la agencia.

Los hechos

El pasado 31 de julio, una persona no identificada ingresó a una de las capillas de la Catedral de Managua (Nicaragua) y lanzó una bomba molotov que provocó un incendio y destruyó el sagrario y la imagen de la Sangre de Cristo.

En la capilla se ubica el Santísimo en su sagrario, y la consagrada y venerada imagen de la Sangre de Cristo, de casi 400 años de antigüedad y ante la cual el papa Juan Pablo II se arrodilló en su segunda visita a la ciudad en febrero de 1996.

Recientemente, se han producido otros ataques contra capillas en Nicaragua. El más reciente es el producido el 29 de julio, cuando desconocidos profanaron con “saña y odio” la capilla de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en el municipio de Nindirí, en Masaya.

Un acto similar ocurrió el pasado 27 de julio, cuando desconocidos arrastraron por el suelo el Sagrario de Jesús Sacramentado del Sagrario de la Capilla Nuestra Señora del Carmen, ubicada en la Parroquia Nuestro Señor de Veracruz, Masaya. El párroco, Pablo Villafranca, señaló que durante el ataque, destruyeron parte de los muebles y robaron bienes materiales.

A través de las redes sociales fue publicado un video donde relatan lo ocurrido en el reciente ataque en la Catedral de Managua.

📹VIDEO: Desconocido lanzó bomba molotov en Catedral de Managua (Nicaragua), provocando incendio que destruyó el Sagrario y la imagen de la Sangre de Cristo. El hecho fue calificado como un “acto de terrorismo” por el Cardenal Brenes. https://t.co/gALqApyuQG pic.twitter.com/ur1dKwa6X3

— ACI Prensa (@aciprensa) August 2, 2020

Lo que asombra de este ataque es que a pesar del fuego la imagen se mantuvo erguida entre los escombros, demostrando que Dios permanece firme y no se doblega ante la maldad del ser humano.

El Arzobispo de Managua, Cardenal Leopoldo Brenes, denunció que “este fue un acto planificado, planificado con mucha calma. Esto fue un acto de terrorismo”.

Fieles y devotos se apostaron ante las ruinas y oraron mientras las autoridades realizaban las investigaciones pertinentes, demostrando que aún en la humanidad queda un halo de fe y esperanza.

Por su parte el Papa Francisco, se manifestó a través de las redes sociales, donde refiere que apoya al pueblo nicaragüenses y ora por ellos.

«Pienso en el pueblo de Nicaragua que sufre por el atentando a la Catedral de Managua. Queridos hermanos nicaragüenses, estoy cerca de vosotros y rezo por vosotros.» posteó en la red.

Pienso en el pueblo de Nicaragua que sufre por el atentando a la Catedral de Managua. Queridos hermanos nicaragüenses, estoy cerca de vosotros y rezo por vosotros.

— Papa Francisco (@Pontifex_es) August 2, 2020