La inauguración de un supermercado en Terrazas del Ávila, al este de Caracas, generó reacciones en la Casa Blanca, y es que el pasado jueves, en los espacios que una vez pertenecieron a la cadena Éxito, abrió sus puertas Megasis.

La entrada en funcionamiento del local preocupa, específicamente, al subsecretario interino de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de EEUU, Michael Kozak.

Kozak y otros funcionarios de Trump mostraron su desacuerdo con la apertura de una tienda iraní en Caracas u otra ciudad de Europa o América.

“Cualquier presencia de Irán en el hemisferio occidental no es algo que veamos muy favorablemente”, aseguraron.

El subsecretario le explicó a los medios que la reapertura de un local comercial significaba una alianza entre Estados “parias”. La preocupación del subalterno de Pompeo es que Irán quiera “juguetear, venderle mercancías a Venezuela cuando Venezuela realmente no tiene el dinero para comprar gran cosa”, dijo y agregó que le “sorprendería si Venezuela logra obtener beneficios de Irán”.

Irán-Venezuela. Hace poco, desafiando amenazas de Washington, en un gesto de reciprocidad al apoyo que recibió Teherán de Caracas en el pasado, Irán envió varios buques con gasolina y refacciones para las refinerías a Venezuela .

A pesar del bloqueo contra Venezuela e irán, el supermercado Megasis ofrece unos 2.000 productos del país islámico y otros 1.000 productos criollos.