Los devotos del venerable José Gregorio Hernández se unieron a los sacerdotes Magdaleno Álvarez y Jesús Medina, para la remodelación de la iglesia parroquial Nuestra Señora del Rosario de Isnotú, con miras a celebrar el natalicio 156 del Médico de los Pobres, el venidero 26 de octubre.

El rector del santuario Niño Jesús y la iglesia Nuestra Señora del Rosario, padre Magdaleno Álvarez, manifestó a ÚN que desde el mismo momento en que el papa Francisco anunció la aprobación de la beatificación del Venerable, la diócesis, el gobierno regional y la feligresía se sumaron a la recuperación de los espacios donde se ora al nativo de Isnotú.

“En la iglesia parroquial Nuestra Señora del Rosario de Isnotú se están haciendo varios trabajos simultáneos”, dijo el padre. Detalló que en la parte interna instalaron un sistema de alumbrado especial con bombillos de 5.000 horas de vida. “Se arregló el cableado, la brequera, y en segundo lugar, se están cambiando los ventanales azules por transparentes, para darle más iluminación al templo”, informó el prelado.

Indicó que 50 bancas del templo se están remodelando, lijando, pintando y se está arreglando el reclinatorio.  “En el cambio de los vidrios de las ventanas están trabajando cuatro personas y en las bancas ocho”, señaló.

El padre Álvarez comentó que esperan terminar los trabajos antes del 26 de octubre, fecha en la cual se celebra el nacimiento de José Gregorio Hernández.

El padre Magdaleno fue enfático al manifestar que los trabajos de la iglesia se están desarrollando con el apoyo económico y de la mano de obra de los devotos de José Gregorio Hernández y de la Virgen del Rosario.

Hizo un llamado a todos los que “quieran ayudar tanto para el santuario como para este templo; que se pongan en contacto con nosotros”. Dijo que la ayuda puede ser ofrendas monetarias o materiales como pintura, tejas, detergentes, partes eléctricas: “a algún devoto que quiera ayudar se lo agradecemos mucho”, insistió.

Dijo que aún falta acometer las filtraciones, la pintura interna y la fachada. Han pedido apoyo a la Dirección de Infraestructura de la gobernación, a Barrio Nuevo Barrio Tricolor, para las reparaciones.

Las Vírgenes

El padre Álvarez mencionó varios proyectos para la iglesia, entre ellos, “la instalación de vitrales que mostrarán las devociones marianas de Venezuela, de modo que el país tenga un rinconcito en Isnotú donde esté representada su espiritualidad, con las reliquias de las beatas de Venezuela; las vírgenes estarán representadas en los vitrales”.

Ponen fino el circuito religioso del Venerable

Obras de construcción, mejoras, ampliación de vías y embellecimiento del circuito religioso del doctor José Gregorio Hernández en Isnotú  realiza Venezuela Bella.

La ejecución comenzó con el desmalezamiento de 36 kilómetros de la vía Valera–Isnotú, pintaron fachadas a más de 150 viviendas, recuperaron el santuario Niño Jesús; pintura interna y externa. Hicieron trabajos en la iglesia Nuestra Señora del Rosario y en la plaza denominada El Santo Negro.

El gobernador Henry Rangel Silva, en contacto vía satelital con el presidente de la República, Nicolás Maduro, informó que la Gran Misión Venezuela Bella ha hecho una inversión cercana a 8 mil millones de bolívares “para poner bonito el pueblo de Isnotú”.

Dijo que aprobaron recursos para mejorar la vialidad y los servicios públicos en Isnotú; repotenciar el sistema de hotelería y de posadas, porque el próximo año “se nos va a llenar de gente de todos los pueblos, de varios países, que tienen fe”.

La coordinadora regional de la Misión Barrio Nuevo Barrio Tricolor, Grecia Rodríguez, dijo que participaron 20 personas de la misión, 9 del MOP, 15 milicianos y milicianas, 15 efectivos del Ejército y 5 empleados de la gobernación.

Datos

Orígenes. El general Carlos Baptista, en el siglo XIX, ofreció traer la imagen de la Virgen del Rosario, si salía victorioso de la guerra. Al vencer la trajo desde España.

Parroquia. Isnotú fue elevada a parroquia eclesiástica en 1943, siendo  el primer párroco Francisco Viloria. En 1960 comienzan a construir la iglesia en terrenos donados por don Francisco Araujo.

Devoción. La devoción por JGH se inició en 1963 por instancias del padre Prudencio Buenaño, quien se encargó de construir el santuario en terrenos donde fue la casa del Venerable.