Don Antero ¿y qué es para usted eso de vivir? Porque hace rato que le oigo decir que ‘no podemos seguir viviendo así’. Lo que pienso, mi querido profesor, es que si no poseemos un espíritu que ayude a acercarnos, compartir, actuar el uno para el otro, es porque sólo contamos con una supuesta y prestada vida.Y en este mundo de lo mío y lo tuyo, lo único que importa es acumular. Y los ricos dicen gozar de la vida porque tienen como comprar su bienestar.

Ahora, si eso es así, los que nada tenemos nada vivimos. Y menos en estos días cuando todo nos dice que estamos condenados por más fuerzas. Con la desgracia de que no tenemos posibilidades de enfrentarnos a ese enemigo. Y fíjese, profesor, este covid-19 ya se llevó miles de miles de pobres y sigue matando.

Comparto su posición, Don Antero, y le comento que el autoritario y vitalicio presidente de Uganda, ante la desatención de las medidas de resguardo de lo que llama la guerra del covid-19, dijo el 18/07/20 que Dios está muy ocupado en el cuidado del mundo y que no puede ir a Uganda “a cuidar idiotas”.Les dice, entre otras cosas, que en toda guerra te quedas en casa, no te quejas de falta de libertad ni de hambre. Mientras, el ejército busca como único botín de guerra la cosecha de muerte a nivel mundial. Una guerra que sólo derrota el quédate en casa, el distanciamiento social y el aseo continuo.

Caramba profesor, ¿pero ese señor no se da cuenta que el idiota y no pensante es él? ¿Cómo es eso de que Dios cura al mundo y no tiene tiempo para los “idiotas de Uganda”? ¿Ignora Dios acaso que con la propiedad se formó hace siglos los ejércitos y las guerras siguen aún con vida? Y el pobre ¿tendrá que resignarse a morir de hambre para evitar la guerra a muerte por CV-19?Y finalmente ¿De dónde saca Kaguta Museveni que esa guerra sólo busca una cosecha de muerte en el mundo? ¿Cuál guerra no es siembra y multiplicación de muerte? Todas las destrucciones de las guerras disminuyen las condiciones y posibilidades de vida.

Si Don Antero, y lo más grave es que no se dice que la cosecha de muerte, con armas y balas CV-19, iría a exterminar millones de “pobres idiotas” que significarían un obstáculo en la construcción de un ‘nuevo orden mundial’.

Sancho, ¡El desorden tendrá que venir a implantar el orden de la humanidad que lleve a la siembra de una vida auténtica, ni prestada ni supuesta y sin gobernantes imbéciles aun cuidados por Dios!

La entrada ¡Dios no cuida idiotas! se publicó primero en Últimas Noticias.